Inicio > Proponentes > Club Social y Deportivo Parque Guaraní

Club Social y Deportivo Parque Guaraní

Ana Rodríguez y Ángel Díaz forman parte de la Comisión Directiva del Club Parque Guaraní. Se presentaron al Ciclo 2011 de Presupuesto Participativo (PP) con el fin de mejorar las condiciones de la cancha. Gracias a la obra, los habitantes del Municipio F podrán disfrutar de la posibilidad de desarrollo cultural y social que propone el club.

Entrevista: 
¿Qué los llevó a presentar esta obra? ¿Existe algún vínculo personal con ella?
A. R.: Soy presidenta del club, estoy vinculada con él desde hace 8 años porque tengo un hijo que jugó y ahora juega mi nieto.
A. D.: Soy coordinador y estoy hace 15 años, voy por la tercera generación de hijos que juegan aquí.
A. R.: En principio presentamos la propuesta a la Organización Nacional de Fútbol Infantil (ONFI), pero no tuvimos suerte. Cuando surgió el PP, el Concejal Vecinal Jorge Medina nos asesoró y decidimos presentarnos.
¿Cómo se enteraron de la posibilidad de presentar un proyecto al PP?
A. R.: Vi en el informativo que Alicia Guerra, quien colabora con nosotros, había presentado una propuesta para una policlínica. Uno piensa que estas cosas están digitadas y decís: “¿Para qué me voy a presentar si ésto ya debe tener nombre y apellido?”
¿Cómo fue el proceso de decisión?
A. R.: Tratamos de fijar prioridades. La Liga de Piedras Blancas, en donde participamos,  pide que tengas cercada la cancha. Cuando jugamos un campeonato metropolitano, tenemos que cerrarla toda con cuerdas. Para la iluminación se pensó en instalar columnas de hormigón con el cable por dentro, como corresponde.
¿Recibieron ayuda en la elaboración de la propuesta?
A. R.: Trabajo en la Universidad de la República; pregunté a las asistentes sociales allí y me explicaron. Después traje el proyecto al club para ver si faltaba algo y lo presentamos como diciendo: “una más de las tantas, vamos a ver qué pasa”. Para nuestra sorpresa, salió electa. El plano lo hizo un arquitecto; me asesoré en una barraca por el precio de los materiales. Al conocer otras propuestas, no entendía... ¿cómo podía ser que a nosotros nos saliera $500.000 con todo lo que hay que hacer, y una parada de ómnibus costara $150.000? Me explicaron que hay que presentar la propuesta y no el costo, ese fue el error.
¿Cuáles son los beneficios que presenta?
A. R.: Queremos que los 100 niños que juegan practiquen en un lugar limpio y que la cancha esté pareja, ya que ésto ayuda a que los más chicos tengan idea de las dimensiones. Así como está ahora, ellos se pierden. Para enseñarles se precisa pasto y que la pelota pique siempre igual. Al no tener la cancha cerrada se cruzan motos, bicicletas y caballos. Si se suspende una fecha por lluvia, los niños se meten a jugar y el terreno queda todo marcado. Además se beneficiarán jóvenes del Instituto Superior de Educación Física (ISEF), que usan la cancha entre las 14 y las 18 hs., y los que hacen extensión de la Facultad de Psicología. Se la prestamos también a la gente de la carrera de Nutrición que hacen actividades con los chiquilines del barrio Las Cabañitas, así que abarcará a todos los chicos de la zona.
¿Es la primera vez que la obra es presentada? ¿Ya habían presentado alguna propuesta en ediciones anteriores?
A. R.: Es la primera vez.
¿Recuerdan cómo se sintieron al enterarse que su propuesta había sido electa?
A. R.: Cuando nos enteramos que quedamos “arañando” para el 2013, quedé contenta  igual aunque un poco decepcionada; esperábamos que votara más gente.
A. D.: Vinieron todos los que andaban por ahí, menos los padres de los chicos.
¿Qué valoración personal otorgan a esta herramienta?
A. R.: Está buena, pero le falta difusión. El Centro Comunal Zonal (CCZ) 9 es muy amplio y la competencia es difícil, tiene muchas necesidades. Lo que falla es el apoyo de la gente.
A. D.: Creo que debería haber un filtro, ver qué necesidad es y a quién apunta. El club cobra una cuota social que es lo que se paga por la Liga, son $100 mil al año. Algunos padres pagan, otros no y tenés que hacerlo todo a pulmón.
Compartir