Inicio > Proponentes > Club Atlético Marne

Club Atlético Marne

El gimnasio del Club Atlético Marne, ubicado dentro del Municipio C, enfrenta importantes dificultades para cumplir con una apretada agenda de actividades. Ernestina Fontes, integrante de la Comisión Directiva, cuenta la experiencia en el Ciclo 2011 del Presupuesto Participativo (PP), en donde se presentó un proyecto que apunta a la sustitución del techo del club y obras menores asociadas.

Entrevista: 
¿Qué los llevó a presentar esta obra? ¿Existe algún vínculo personal con ésta?
Yo formo parte de la Comisión Directiva del club desde hace 5 años. El tema prioritario era arreglar el techo que tiene más de 30 años y se llueve; es como estar afuera y hay que andar con paraguas. En Marne hay varios grupos, desde escuelitas hasta categorías juveniles. Lo que se hizo fue reunir a las familias e informar la necesidad de cambiar el techo, diciéndoles que la única manera de hacerlo era presentándonos al PP.
¿Cómo se enteraron de la posibilidad de presentar un proyecto al PP?
Nos enteramos a través de los Concejales Vecinales: en el club, por lo general, hay algún allegado que es Concejal Vecinal. Siempre hay comunicación.
¿Cómo fue el proceso de decisión y elaboración de la propuesta?
Fue muy elaborada; se empezaron a suspender varios partidos por temporales y lluvias y la realidad era que el techo no lo podíamos cambiar nosotros. Se le hizo reparaciones de todo tipo, pero no hubo caso. Fue ahí que decidimos elaborar la propuesta en la directiva; lo prioritario era el techo.
¿Qué expectativas se tienen a partir de su ejecución?
Para nosotros, el beneficio es poder jugar y tener una cancha para usar sin problemas. Cuando hay mucha humedad, la chapa transpira y se caen las gotas. Hay prácticas que no se pueden llevar a cabo, ésto es un problema para nosotros y para los padres también.
¿Es la primera vez que la obra es presentada?
Ya nos habíamos presentado tres veces y siempre quedamos en el tercer puesto.
¿Cuáles son los beneficios que presenta la obra?
Hace muchos años que venimos trabajando con las formativas. En este momento tenemos un promedio de entre 120 y 130 chiquilines todos los días. Teníamos más, pero tuvimos que suspender algunas actividades porque nos hace falta capacidad en el lugar. Hay una cantina donde se pueden hacer otras actividades, pero también se llueve. La otra gran prioridad es modificar la cancha a 28 por 25 metros, que es lo que nos exigen para el 2014; para seguir teniendo vida tenemos que llevarla a esas medidas.
¿Cómo se sintieron al enterarse que su propuesta había sido electa?
Nos enteramos cuando llamamos a las muchachas del Centro Comunal Zonal (CCZ) 3, que por cierto nos habían atendido muy bien: ahí nos dijeron que habíamos quedado en el PP. Casi nos da un ataque de alegría, no podíamos creer que habíamos llegado. Hasta que no llegamos a la Intendencia de Montevideo (IM) y lo vimos oficialmente, no lo creímos.
¿Qué valoración personal otorgan a esta herramienta?
Ojalá siga por muchos años más, le da la oportunidad a este tipo de instituciones de que podamos hacer obras grandes, que de otra forma no sería posible. Es una inversión enorme que sin la ayuda del PP, no se podría hacer en un club de barrio. Hay un montón de instituciones chicas que se han volcado y han crecido gracias a esta herramienta.
Compartir