Inicio > Proponentes > Ampliación Parque Líber Seregni: “Que esto sea de todos y no de unos pocos”

Ampliación Parque Líber Seregni: “Que esto sea de todos y no de unos pocos”

Milonga Callejera es un colectivo que año a año busca integrar más gente al mundo del tango, para ello todos los miércoles, desde octubre hasta mayo, se juntan, bailan y brindan clases gratuitas en el Parque Líber Seregni. Entrevistamos a Héctor Rodríguez y Carolina Álves, integrantes del colectivo que propuso ampliar y mejorar la pista. Ésta propuesta fue una de las ganadoras del Prespuesto Participativo Ciclo 2018 en el Municipio B.

Entrevista: 

- ¿A qué se dedica el colectivo?

Héctor Rodríguez- El colectivo se armó para gestionar una milonga que fuera al aire libre y que la gente baile con nosotros sin ningún obstáculo que les impida participar, como pagar una entrada o un lugar cerrado. Tratamos de integrar a más personas generando que esto sea de todos y no de unos pocos.

Carolina Alves- La idea es abrir el tango a la sociedad porque hay muchos circuitos de milonga, pero te enterás si estás en ese mundo. Queremos que las personas nuevas se empiecen a conectar y profundizar en el baile, luego toman clases particulares o empiezan a ir a milongas de salón.

- ¿De qué forma difunden la actividad?

CA- Tenemos una pagina de Facebook que tiene un montón de personas. Ya con ocho años mucha gente conoce la movida y, a no ser que llueva, cada miércoles desde octubre hasta mayo estamos. La constancia hace que la gente ya está esperando octubre para que llegue “La Callejera”.

HR- Principalmente lo que más funciona es el boca a boca. Después automáticamente la gente pasa, filma videos y los sube a las redes.

CA- Hace poco encontramos un documental francés de todo el Uruguay y sus puntos más turísticos y el video termina acá, en la plaza con la Millonga Callejera. Todos los miércoles hay extranjeros y querés hablar y no podés, pero te ponés a bailar y lo lográs porque el tango tiene un idioma propio que traspasa la lengua, el código está en el cuerpo. Es un intercambio cultural con la sociedad súper interesante y que nos superó totalmente en las expectativas que teníamos.

- ¿Qué los motivó a hacer esta propuesta?

CA: Surgió de la necesidad de ampliar y mejorar el espacio porque en la pista entran más o menos 70 personas (35 parejas). Pasaron ocho años y la superficie está muy desgastada, ya no desliza bien, hay bailarines que no vienen porque son profesionales y no quieren maltratar sus articulaciones.

Siempre fuimos gestionando los pocos gastos que tenemos para comprar el material que se necesita, juntamos dinero entre todos, hacemos una rifa o un milonga a beneficio. La pista que tenemos la costeamos nosotros pero ya este presupuesto era mucho, así que empezamos generar nuevas estrategias y vimos que el Presupuesto Participativo era una posibilidad. Esta fue la segunda vez que nos presentamos, la primera fue en el 2016 y no entramos por 50 votos.

- ¿Hubo algún cambio en la forma de trabajar las campañas?

CA: Ésta vez utilizamos más las redes sociales e hicimos una movida en los lugares de votación, cada compañero que venía le sacábamos una foto y poníamos “yo vine a votar” tratando de contagiar. Pero además, durante los meses previos hicimos un trabajo de hablar con cada uno y decirle: “¿A vos te gusta La Callejera?, ¿vas?, ¿la recomendás? Da un paso más y el domingo anda a votar”.

Tratamos de empoderar a la gente con esta herramienta que nos brinda el Estado, que puedas proponer lo que se te cante para un barrio y mientras lo voten personas se va a dar, es una herramienta alucinante. Hay que estar hiper agradecido de todas las cosas que se han hecho en la ciudad con el Presupuesto Participativo.

- ¿Qué beneficios creen que tendrá para el barrio?

HR- Vemos que vienen otros grupos de baile de salsa, hip-hop o danza folclórica a usar el espacio, entonces cuando surgió la idea decidimos que hay que hacer una pista que sea para todas las danzas. Nos parece que aporta mucho a la ciudad porque esta buena toda la diversidad.

CA: Nació con tango porque nosotros ya lo hacíamos pero después nos dimos cuenta que iba más allá del tango y de nosotros. Es maravilloso que suceda esto.

- ¿Qué expectativas tienen?

CA: Primeramente agradecidos y expectativas no nos ponemos, pero sí el disfrute, que esto siga su camino y se multiplique en otras partes de la ciudad.

HR: Yo quisiera que esto siga creciendo y se gestione por años y años. Que sirva para integrar más gente y que la comunidad de tango en el mundo sienta que en Montevideo hay un tango que está vivo, que es joven, que se involucra y tiene fuerza. Que siga vivo y tratar de mantener esa llama.

Compartir