Inicio > Articulos > Un sueño hecho realidad
17.08.2016
Propuesta abierta al barrio

Un sueño hecho realidad

El grupo Scouts Atilio Pelossi, instalado en el Prado hace 53 años, resultó beneficiado a raíz de la obra del Presupuesto Participativo (PP) del Ciclo 2013 que permitió la renovación de sus instalaciones. Impermeabilización del techo, restauración de las cuatro fachadas, nuevo sistema eléctrico y ajustes sanitarios, resignificaron el espacio para las educadoras Andrea Álvarez y Sofía Zanolli que dialogaron con el portal PP.

Centrados en la educación no formal para jóvenes de entre 8 a 19 años, el grupo Scouts Atilio Pelossi ubicado en Pantaleón Sotelo 3994, es un centro de referencia para el barrio y otras zonas de Montevideo. La antigua casona de la agrupación, que tiene más de 100 años, fue restaurada luego que con 523 votos de vecinos y vecinas del Municipio C resultara electa la iniciativa “Scouts Atilio Pelossi” en el PP Ciclo 2013. Con una inversión de $ 2.000.000 impermeabilizaron el techo, restauraron las cuatro fachadas, colocaron nuevo sistema eléctrico y realizaron ajustes sanitarios. 

Para Sofía Zanolli, integrante del centro, mejorar las instalaciones “era una cuestión a resolver muy grande y si no fuera por el PP no lo hubiésemos hecho”La obra no sólo embelleció la casa, también “a nivel de seguridad aportó pila”, contó Andrea Álvarez, miembro del grupo. 

Como grupo scouts, uno de los movimientos voluntarios más grandes del mundo, transmiten valores como el contacto con la naturaleza y la vida en comunidad. A cambio de las mejoras que recibió la organización llevan adelante actividades con el Municipio C, mediante sus herramientas teóricas y prácticas por 10 años.

Tanto Zanolli como Álvarez, enfatizaron en la apertura que tiene el centro en la recepción de nuevas actividades para generar un espacio cultural abierto a la comunidad. Proyección de cine, ensayos de murgas, capoeira son algunos de los ejemplos que dieron y muestran que la propuesta del grupo es “totalmente abierta y puede sumarse el que quiera”, dijo Álvarez.

La sensación al ver la casona refaccionada según Álvarez es “indescriptible” y toman las mejoras como una reinauguración de la misma. Además la renovada “segunda casa” por las dos scouts, representa un sueño hecho realidad ya que recuerdan lo deteriorada que estaba como un hecho del pasado, de cuando eran niñas y asistían como alumnas con sus pañoletas menos gastadas, pero con las mismas convicciones de cooperativismo y unión. 

Compartir