Inicio > Articulos > “El cambio es muy lindo”
11.04.2016

“El cambio es muy lindo”

La Policlínica Comunitaria Tito Borjas, es uno de los pilares del barrio Villa del Cerro, que a raíz del voto de vecinas y vecinos del Municipio A, resultó electa su remodelación mediante la herramienta del Presupuesto Participativo (PP) en el Ciclo 2013. El Portal del Presupuesto Participativo dialogó con la integrante de la comisión vecinal, Mary Cambio y la usuaria del servicio Delia Bordón.

Sabes que están anotando para el PP ¿qué les parece si nos presentamos?”, con dicho comentario de uno de los médicos comenzó el sueño que tenían miembros de la Policlínica Comunitaria Tito Borjas, ubicada en Gibraltar 3992, de reacondicionar y mejorar la calidad de atención a sus usuarios, contó Mary Cambios una de las integrantes de la Comisión de la policlínica. Junto a Teresa Tajes, Dora Deleón y Catalina Nizarala, vecinas de zona, se encargan de atender y mantener el local en orden. 

Con una inversión de $ 2.000.000 y el apoyo de más de 650 votos, lograron cambiar totalmente la fisonomía del lugar. Nueva sala de espera, baños y consultorios transformaron la realidad para todos los que asisten y trabajan en el sitio. “Acá se nos llovía, pero ahora está todo divino”, dijo Cambio recordando la antigua condición del espacio. 

La necesidad que tenía el barrio por un centro de salud era grande cuando se instaló en 1987, 29 años atrás. Desde ese momento Delia Bordón de 90 años asiste al mismo: “el cambio es muy lindo, yo no me puedo quejar porque a mi siempre me atendieron muy bien”, contó. Además de la buena atención que sus médicos y comisión le dan a los usuarios, las especialidades médicas son varias para que puedan cubrirse diferentes áreas.  

Medicina general, pediatría, ginecología y medicina familiar se ofrecen a los socios por un ticket muy económico, si es que la persona puede costearlo, sino es atendido igualmente. Próximamente esperan depender directamente de la Administración de los Servicios del Estado (ASSE). Aunque es mucha la alegría que tienen por el moderno espacio, les cuesta concientizar a las personas que van a atenderse al local sobre su cuidado. No digo que sean todas las personas pero a veces, hay niños que agarran a patadas la puerta”, mencionó Cambio. 

Pero ven el lado positivo, y después de seis meses de su reinauguración se están adaptando a la restauración del sitio. “Todavía andamos medias perdidas con el tema de los consultorios porque estuvimos tantos años siempre en el mismo lugar que cuesta”, afirmó entre risas. Y agregó “también se debe a los muebles que fueron todos a estrenar”. 

Me gusta la comunidad, estar cerca de la gente, ayudarla e informarla”, expresó Cambio sobre su vocación de servicio a la comunidad, la que tanto ella como las otras integrantes del grupo, demuestran semana a semana llevando adelante la policlínica.  

Compartir